Arquitectura
Logo Casa Rural El Procurador Las Virtudes

 

Arquitectura: una casa única y emblemática

 

La Casa del Procurador es una antigua casa de labor, construida en 1887 (s.XIX) como regalo a Don Lorenzo Muñoz Guardiola, por los ingenieros de la Compañía Ferroviaria de trenes de cercanías, popularmente denominada El Chicharra, que unía Alcoy, Villena y Yecla. Fue también el fundador de la CAM (Circulo Agrario Mercantil) y era una persona muy querida en el pueblo según cuenta su nieta Doña Carmen y por eso los ingenieros quisieron así corresponder al trabajo que don Lorenzo ejercía como Procurador de los Tribunales en Villena construyéndole dicha casa. Está situada en un gran valle conocido como la “La Laguna Chica”, recordando que la zona fue un gran lago hace cientos de años.

Según doña Carmen antiguamente la única manera de llegar era en barca y tras sufrir dos epidemias de peste en la zona, Alfonso XII decidió desecar la laguna. El camino que llega hasta la casa se hizo con troncos de árbol y zahorras pues las tierras son arenales de difícil tránsito cuenta la nieta del procurador. Este valle se caracteriza por tener abundancia de suelos arenosos, considerados como dunas interiores de origen eólico procedentes de la acumulación de partículas de cuarzo y caliza. En su entorno predominan formaciones de naturaleza arcillosa impermeable, que van a detener la filtración de agua de lluvia. Esto provoca que aparezcan distintas zonas en las que se producen sales que se acumulan en la superficie como en las balsas salero de Penalva.

Próximo a la Casa del Procurador se encuentra “El Arenal de la Virgen”, emplazando sobre un manto de arenas sueltas en el mismo borde de la antigua laguna. En él se han descubierto numerosos restos Neolíticos de gran importancia del tipo de cerámica cardial. Los trabajos de excavación del Arenal de la Virgen han permitido documentar la primera ocupación perilacustre del Mesolítico de Muescas y Denticulados en la Península Ibérica.

 

La idea de convertirla en casa rural fue del antiguo ayuntamiento de Villena porque cuando el padre de doña Carmen falleció y los aniagueros (labradores) dejaron la casa se produjeron una serie de robos tanto de mobiliario antiguo como de las vigas de mobila de la cubierta y de las vigas de vías de tren de las caballerizas que fue lo que peor resistió estos actos, y la casa necesitaba una rehabilitación de necesidad. La restauración fue realizada por la nieta del procurador (doña Carmen) y biznieta.

 

La casa fue construida con los raíles del tren, es decir, son las vías, proporcionándole una estructura muy peculiar y propia, diferenciándola de otras de su tiempo. Para el tejado se utilizaron vigas de mobila que se empleaban como traviesas del tren.

 

La parte de arriba de la casa era la del señor, se subía por unas escaleras exteriores que fue derribada por su débil estado y una escalera interior que si se conserva actualmente, y la parte de abajo era donde vivían los aniagueros y sus familias.

 

Las paredes de la casa son de mampostería de piedra y tienen aun visibles algunos de los agujeros que se le hacían para la respiración del mampuesto. También son visibles aún algunos de los clavos que antiguamente había en las paredes para que los cazadores pusieran a secar las pieles.

 

En la entrada principal hay un par de eucaliptus centenarios que generan un espacio de estancia al aire libre muy confortable. Sus raíces pasan por debajo de la casa hasta llegar a camino que era donde quedaba recogida el agua de las lluvias.

 

Si se observan las rejas de las ventanas, que aún se conservan las originales, se puede apreciar un tipo de reja pasable, un tipo de reja que rara vez se fabrica actualmente. El pilar que se conserva en el centro de la vivienda tiene más de 100 años y no ha sido restaurada ni reformada. Se conservan también todas las puertas y ventanas que había entonces en la casa aunque han tenido que incorporar carpinterías nuevas para hacerla habitable las antiguas no han sufrido ningún cambio.

 

La escalera del interior que se consiguió restaurar estaba rodeada por los tabiques de las habitaciones de los aniagueros y al hacer la reforma la dueña decidió tirar los tabiques y dejar la escalera visible ya que es una escalera tabicada.

 

El único problema serio que tuvo la estructura de la casa fue una parte del segundo piso donde la madre de la actual dueña decidió colocar un depósito de agua y esto creo humedad y hubo que reformar esa zona con seriedad.

 

En la parte de las caballerizas que fue la que peor aguantó el paso del tiempo y los estragos del hombre, de las cuales solo se conserva la pared del fondo, han sido rehabilitadas y transformadas en habitaciones dobles con baño y una cocina americana totalmente equipada. En el exterior se puede disfrutar de barbacoa y piscina.

 

Acceso a la vivienda. Por delante de la carpintería original, se ha colocado una nueva carpintería de aluminio negro. El dintel de la puerta se forma con una traviesa del ferrocarril

En el camino se observa el arenal que se ha comentado en la descripción, correspondiente al Arenal de la Virgen, sobre dichas arenas existen viñas.

 

 

Santuario de la Virgen de la Virtudes, próximo a la Casa del Procurador.

Detalle del acabado exterior del muro de fachada, y encuentro con el ladrillo del zócalo.

© 2017casaruralelprocurador

Llámenos para reservar

+34 965 97 91 61